Logo ABS
Imprimir
Blog Consejos para vivir tranquilo

Todo lo que tienes que saber sobre irritaciones y rozaduras

El uso continuado de absorbentes para la incontinencia urinaria en adultos puede ocasionar irritaciones y rozaduras, que desembocan frecuentemente en dermatitis de contacto irritante afectando a los mecanismos de defensa de la piel.

Pero, ¿Cuáles son sus principales causas?

Como primera causa de esta dermatitis encontramos el exceso de humedad y fricción de esta zona que lleva a la maceración de la piel.
Debido a:

  • Contacto prolongado con la orina y las heces
  • Temperatura elevada de la zona
  • Enzimas fecales

Como resultado aumenta el pH de la piel, con ello se activan unas enzimas, la lipasa y proteasa fecales, que irritan la piel.

¿Qué síntomas podemos apreciar?

La piel afectada se torna eritematosa, se inflama y exhibe erosiones en las capas más superficiales de la barrera cutánea, con áreas rojas en las zonas de mayor contacto con el absorbente, que pueden llegar a verse infectadas por bacterias o, más frecuentemente, por un hongo llamado Candida albicans.

¿Por qué los ancianos tienen más probabilidad de padecer irritaciones y rozaduras?:

La razón principal es la diferencia cualitativa de la piel respecto a personas de edad más joven.

Las diferencias más significativas son:

  • La epidermis presenta una disminución del grosor potenciando su fragilidad. El origen está en una disminución de la mitosis celular de los queratinocitos, de su vida media y de la desorganización celular.
  • Mayor permeabilidad, lo que permite el paso de la humedad exterior y aumenta la fricción.
  • Mayor sequedad por reducción de la cantidad y calidad del sudor y del manto ácido graso.
  • Alteración en la pigmentación cutánea por alteraciones en la melanina.
  • Fragilidad capilar, disminución del flujo sanguíneo, alteración de la termorregulación y el deterioro de la red nerviosa.
  • Pérdidas en las alteraciones mecánicas de la piel (elasticidad y recuperación).
  • Modificaciones en la unión dermoepidérmica (membrana basal de la dermis) favoreciendo que traumatismos mínimos produzcan hematomas subepidérmicos.
  • Cambios y modificaciones en los anejos cutáneos.

Consideraciones de prevención y tratamiento

  • Aumentar la frecuencia de cambios del absorbente destinados a las pérdidas de orina, incluso durante la noche.
  • Intentar que el paciente pase un rato cada día sin absorbente. Dejar al paciente sin absorbente tanto tiempo como sea posible, acostándolo sobre un empapador.
  • Usar absorbentes desechables de calidad para la incontinencia urinaria que permitan la transpiración de la piel. Esta característica es de suma importancia sobre todo en época estival ya que el sudor está más presente y es un factor de riesgo.
  • Lavar la zona cubierta por el absorbente de forma adecuada, sin olvidar los pliegues: utilizar preferentemente agua tibia y jabón con pH neutro para no debilitar la barrera de protección natural que recubre la piel. El secado posterior a la limpieza es muy importante y debe hacerse con suavidad sin frotar. También se puede realizar la limpieza con toallitas jabonosas con pH neutro de forma cuidadosa y utilizando distintas toallitas para la parte delantera y trasera para evitar posibles infecciones cruzadas.
  • Protección extra: para reforzar la barrera natural de la piel se recomienda utilizar una pomada barrera de óxido de etileno. Esta crema crea una película sobre la piel que dificulta cualquier posible rozadura.

 

Bimedica.

Avenida de Barcelona nº 255
08750 Molins de Rei
Barcelona (Spain)

bimedica@bimedica.com
+34 93 334 05 08

www.bimedica.com