Logo ABS
Imprimir
Blog Consejos para vivir tranquilo

5 consejos para reducir los efectos de la incontinencia en adultos

La incontinencia urinaria a menudo supone un gran problema emocional en las personas que la padecen. Conseguir reducir sus efectos puede suponer un gran beneficio físico y emocional.

1-  El agua como nuestro gran aliado

Habrás escuchado un millón de veces que es importantísimo beber entre 1.5 y 2 litros de agua diario (lo que equivaldría aproximadamente a 8 vasos de agua) ya que proporciona muchos beneficios para nuestra salud.

¿Pero…? ¿si bebo tanta agua teniendo incontinencia urinaria no me influirá negativamente?

¡Todo lo contrario! beber la cantidad adecuada de líquidos es vital para el funcionamiento del tracto urinario, para la prevención de cálculos en los riñones y la vejiga e infecciones del tracto urinario.

En cambio, beber una cantidad insuficiente de líquidos puede tener como consecuencia una concentración de orina con olor fuerte. Esta orina es muy irritante para la vejiga y puede derivar a una incontinencia de urgencia. Una orina diluida no irrita la vejiga y ésta puede retener fácilmente grandes cantidades de orina.

Tenemos que tener en cuenta que todos los extremos son malos, si bebemos demasiada agua, aumentará la urgencia de ir al baño y si no es posible disponer de éste y se retiene puede derivar en una vejiga hiperdistendida que puede perder elasticidad. Esto puede predisponernos a infecciones y al pobre vaciamiento de la vejiga.

2- ¿Cada cuánto debemos ir al baño?

Lo ideal sería vaciar nuestra vejiga entre cada 3 y 6 horas con un volumen de orina no superior de 400 a 600ml. Si nuestro aparato urinario funciona correctamente, sentiremos la urgencia de ir al baño cuando tengamos almacenados unos 400ml y deberíamos de ir al baño en ese momento. Hemos de tener en cuenta, que, por lo general, las personas mayores tienen una capacidad de vejiga un poco más pequeña debido a los cambios normales que surgen con la edad. Por este motivo, las visitas al baño son cada 2 a 3 horas.

La retención de la orina puede provocar debilitamiento de la vejiga, derivando a un pobre vaciamiento de la vejiga. Por el contrario, vaciar la vejiga con demasiada frecuencia puede disminuir a largo plazo la cantidad de orina que nuestra vejiga puede retener fácilmente.

Por lo que si la evacuación es demasiado escasa o con demasiada frecuencia debemos analizar qué aspectos podemos cambiar para normalizarla.

3-  Realizar ejercicios de Kegel

Los ejercicios de Kegel son unos movimientos destinados a fortalecer los músculos del suelo pélvico que existen tanto en mujeres como en hombres (¡sí, los hombres también tienen!). Estos ejercicios fueron creados hace bastante tiempo en 1940 por el médico ginecólogo Arnold Kegel, de quien toman su nombre, como un medio para prevenir y solucionar la incontinencia urinaria en mujeres tras el parto.

Poco a poco se fue descubriendo que los ejercicios de Kegel podían servir para mucho más que para tratar la incontinencia urinaria después del parto ya que trabajar el suelo pélvico nos permite un mayor control de esta musculatura e incrementar su fuerza y resistencia. De esta manera, los ejercicios de Kegel están recomendados para la prevención de una posible incontinencia urinaria futura y para minimizar su efecto.

4- Ni alcohol ni tabaco

Algunos alimentos y bebidas pueden irritarnos la vejiga y derivar en incontinencia de urgencia.

Además de ser un agente irritante para la vejiga, las bebidas con alta graduación, cerveza y vino aumenta la micción y disminuye la conciencia necesaria para orinar hasta que la vejiga está llena. De esta manera, aumentamos el riesgo de incontinencia debido a que la urgencia para miccionar puede ser más intensa y difícil de controlar.

Por otra parte, el tabaco incluye un alto riesgo de daño al esfínter urinario en la base de la vejiga debido a la tos crónica. La tos crónica puede debilitar y dañar el esfínter y derivar en incontinencia.

Una segunda consecuencia de fumar es la irritación de la vejiga por los subproductos del tabaco. El resultado es incontinencia de urgencia.

¿Estoy a tiempo de dejar de fumar?

Sí! Al dejar de fumar, mejora notablemente la probabilidad de tener incontinencia y pueden recuperarse más fácilmente de los problemas relacionados con éste.

5-  Peso bajo control

El peso excesivo ejerce presión en los músculos que sostienen la vejiga y la uretra provocando pérdidas de orina. Bajar de peso nos ayudará a reducirla e incluso curarla.

Es importante bajar de peso de forma saludable y gradualmente y evitar basar la dieta con alimentos diuréticos, ya que estos alimentos generan más orina. También tenemos que evitar los productos astringentes, ya que el estreñimiento nos puede perjudicar.

 

Bimedica.

Avenida de Barcelona nº 255
08750 Molins de Rei
Barcelona (Spain)

bimedica@bimedica.com
+34 93 334 05 08

www.bimedica.com