Logo ABS
Imprimir
Blog Consejos para vivir tranquilo

Prevenir la incontinencia urinaria entrenando la vejiga, ¡es posible!

El entrenamiento de la vejiga es un tratamiento simple y eficaz para la incontinencia urinaria de urgencia o mixta. Se prolonga el tiempo entre visitas al baño, y mejora el autocontrol sobre el deseo de orinar de forma programada y no cuando surge el impulso.

Permite conseguir un aumento de la capacidad de almacenamiento de orina en vejiga, disminuyendo la frecuencia y urgencia miccional que pueden derivar en pérdidas de orina.

¿Quién puede entrenar la vejiga?

Se pueden beneficiar del entrenamiento todos los pacientes que acudan al baño más de 7 veces al día o más de una vez cada dos horas. Las mejoras pueden empezar a observarse a partir de las dos primeras semanas. Es fácil de realizar, pero precisa de constancia, tiempo y compromiso ja que puede durar varios meses (6 o más) hasta alcanzar de nuevo el control de la vejiga.

Es aconsejable rellenar un diario miccional diariamente

Hora, líquidos ingeridos, micciones, pérdidas de orina, sensación de urgencia, ¿Qué estaba haciendo en el momento de la pérdida?

Esta información es muy útil para la persona incontinente y el médico para diagnosticar la incontinencia y crear el programa de tratamiento adecuado. También permite evaluar la evolución del programa y da información de cada cuánto tiempo hay que ir al baño para evitar los escapes de orina.

¿En que consiste el programa de entrenamiento?

Consiste en retrasar el momento de ir al baño tras sentir la urgencia de orinar. El médico pauta los horarios de la micción, esto significa que planea las horas para ir a orinar, haya la necesidad de orinar o no (incluso si se a miccionado o sufrido una perdida justo antes). Un programa de entrenamiento vesical ayuda a reconocer cuando la vejiga está llena y cuando no lo está.

Por ejemplo, se puede comenzar yendo al baño cada hora, manteniendo el mismo horario hasta conseguir 2 o 3 días sin pérdidas de orina. Luego, gradualmente, alargar el tiempo entre las idas al baño de 15 a 60 minutos hasta que encontrar un horario que funcione sin urgencias. Esto se debe realizar a lo largo del día, no es necesario levantarse por la noche, y debe realizarse, aunque se esté fuera de casa. Si se presenta un episodio de urgencia miccional antes de la hora programada se pueden utilizar técnicas de distracción (por ejemplo, ejercicios de Kegel o incluso cálculos matemáticos) o relajación, y cuando se retoma el control de la vejiga, caminar lentamente al baño y orinar.

El progreso parece ser lento porque se están desarrollando hábitos completamente nuevos para el control de la vejiga y restableciendo el control de la vejiga a nivel cerebral. Estos nuevos hábitos saludables, reprogramando la micción, serán una parte importante del día a día y mejorarán la salud. Esto implica mucho tiempo y paciencia, pero la recompensa vale el esfuerzo.

 

Bimedica.

Avenida de Barcelona nº 255
08750 Molins de Rei
Barcelona (Spain)

bimedica@bimedica.com
+34 93 334 05 08

www.bimedica.com