El Suelo Pélvico, el gran desconocido

Compartir en LinkedIn Compartir en Twitter Compartir en Facebook
El Suelo Pélvico, el gran desconocido

 El suelo  perineal o pélvico es un conjunto de músculos, ligamentos, tendones, tejido conjuntivo, vasos y nervios localizado en la parte inferior de la pelvis, tapizándola y cerrándola. 

Nuestro suelo perineal  es móvil, se adapta a los aumentos de presión dentro del abdomen y a los movimientos de la respiración del diafragma.

Hay profesionales que hablan del periné, este hace referencia a la localización donde se encuentra el suelo pélvico incluyendo los orificios de la vagina (en el caso de las mujeres), la uretra y el esfínter anal.

El suelo pélvico es un gran desconocido, pasa desapercibido al largo de la vida de las personas hasta que aparece alguna disfunción. El desconocimiento es un factor de riesgo, al conocerlo y aprender a localizarlo podremos cuidarlo, entrenarlo y evitar las causas que lo debilitan.

La musculatura del suelo pélvico es la responsable de estas cuatro funciones elementales:

1. Función de Sostén

Mantiene las vísceras abdominales en su posición anatómica correcta en el interior de la pelvis. El suelo pélvico debe ser lo suficientemente fuerte como para sostener los órganos de la cavidad abdominal y la pelvis, asegurar su posición y apoyar la musculatura de los esfínteres de la uretra y del ano.

La disfunción se traduce con la caída de órganos, nombrada prolapsos, puede ser de vejiga, vagina, útero y recto.  

2. Continencia 

Controla los esfínteres para la correcta micción y evacuación de manera voluntaria y consciente en el momento que decidamos.

La disfunción es la incontinencia urinaria de esfuerzo, urgencia o mixta; también puede ocasionar problema de incontinencia fecal.  

3. Reproductiva

Ayuda en la etapa expulsiva en el momento del parto. Una musculatura en buen estado ayuda a que la cabeza del bebé rote, este giro permite al bebé avanzar. Después de la rotación se desencadena en el útero el reflejo de inyección favoreciendo la expulsión del bebé al exterior.

4. Sexual

Una musculatura perineal tonificada mejora la calidad de las relaciones sexuales.

Un exceso del tono muscular puede ocasionar vaginismo o dispareunia (dolor en las relaciones sexuales) y una falta de tono puede ocasionar disfunción eréctil o ausencia de excitación sexual.

Es importante saber que esta musculatura no trabaja de manera aislada. Trabaja en colaboración y harmonía con otras estructuras musculares: con el diafragma, el músculo transverso y la musculatura lumbar. Cualquier problema muscular en alguna de estas estructuras puede causar problemas en el suelo perineal y viceversa.

La salud perineal influye en nuestra calidad de vida durante el día a día. Por la tanto, la prevención y la ejercitación de esta musculatura con los ejercicios de Kegel nos ayudara a prevenir complicaciones y la posible aparición de incontinencia urinaria.