La Incontinencia durante el embarazo

Compartir en LinkedIn Compartir en Twitter Compartir en Facebook
La Incontinencia durante el embarazo

Durante el embarazo, el cuerpo de la mujer sufre muchos cambios. El útero va creciendo y aumenta su presión sobre la vejiga, lo que puede derivar en problemas de incontinencia urinaria.

Esta incontinencia afecta aproximadamente al 40% de las mujeres y suele darse durante el tercer trimestre de embarazo. Un 16% de las primigestas españolas (primer embarazo) desarrollará incontinencia urinaria postparto, que puede llegar a ser severa en un 5 o 6% de los casos, teniendo consecuencias en la vida de la mujer.

¿Por qué aparece la incontinencia urinaria en el embarazo?

Encontramos estos motivos que la causan:

  • Durante el embarazo se desprende un tipo de hormona llamada “relaxin” que relaja los tejidos del cuerpo para que se puedan ir expandiendo conforme crece el bebé, a la vez que permite al suelo pélvico estirarse durante el parto.
  • El peso del bebé durante los 9 meses de gestación provoca un aumento de la presión intraabdominal. Éste es un factor de riesgo para el debilitamiento del suelo pélvico que puede derivar en incontinencia de esfuerzo. Los ejercicios de Kegel ayudan a fortalecerlo y evitan las pérdidas de orina.
  • En tercer lugar, conforme la gestación avanza, se altera la posición normal de los órganos pélvicos que el suelo pélvico sostiene. El útero crece y esto deja menor espacio a la vejiga, lo cual hace que la misma se llene antes de lo habitual.

Es frecuente tener pérdidas de orina durante el embarazo. Aunque no es motivo de alarma, es importante acudir a la matrona o médico de confianza. La incontinencia urinaria puede resultar muy incómoda y podemos prevenirla y tratarla para mantener la calidad de vida.

 ¿Qué hacer contra la incontinencia urinaria en el embarazo?

Para que la incontinencia no sea una incomodidad durante el embarazo, vamos a darte una serie de recomendaciones para llevarla de la mejor manera si aparece. Toma nota.

  • En primer lugar, es muy importante vaciar la vejiga de forma normal durante el día.  No detener las ganas de miccionar.
  • Debemos vaciar la vejiga también antes de mantener relaciones sexuales durante el embarazo. Aun así, pueden aparecer las pérdidas durante el acto sexual.
  • Se recomienda hacer ejercicios de Kegel. Son ejercicios de contracción de los músculos pélvicos perfectos para recuperar el tono muscular y fortalecer la zona.
  • Evita los alimentos picantes o irritantes. El estreñimiento también puede producir un debilitamiento del suelo pélvico por las pujas de repetición para intentar defecar.
  • En los momentos más comunes del día, como cuando tosemos, reímos o estornudamos, se recomienda contraer la musculatura perineal para protegerla y evitar el escape de orina. Esto sucede cuando la musculatura del suelo pélvico tiene un tono muscular bajo.

La incontinencia urinaria en el postparto

La incontinencia en el posparto también es algo común en embarazadas que acaban de dar a luz. A veces, tras un parto fuerte, los músculos quedan más distendidos por la fuerza ejercida. Pero no es nada grave. Si no hay complicaciones ni episiotomías, normalmente dura entre 8 y 12 semanas. La mejora se dará con la regulación hormonal. Además, ayudará si fortalecemos el suelo pélvico con los ejercicios de Kegel.

Lo más importante es que si hay problemas de incontinencia lo tratemos con naturalidad y que lo hablemos tranquilamente con nuestro médico o ginecólogo.