¿Guarda relación el dolor de espalda con la incontinencia urinaria?

Compartir en LinkedIn Compartir en Twitter Compartir en Facebook

Es difícil conocer las causas que subyacen detrás de un dolor de espalda. Sin embargo, los especialistas han detectado que existe una incidencia muy alta de incontinencia en mujeres que tienen dolor lumbar.


Es difícil conocer las causas que subyacen detrás de un dolor de espalda. Sin embargo, los especialistas han detectado que existe una incidencia muy alta de incontinencia en mujeres que tienen dolor lumbar.

La incontinencia urinaria podría estar relacionada con el dolor lumbar. A esta conclusión han llegado numerosos estudios después de observar en los últimos años una supuesta relación entre ambas patologías. Uno de los factores que pueden desencadenar el dolor lumbar, según los especialistas, es la alteración de los músculos del suelo pélvico.

Los músculos que intervienen en la estabilización de la zona lumbar son, en parte, los del suelo pélvico, por lo que si éstos están lesionados puede afectar a esta estabilización y ser también una causa de dolor lumbar. La pelvis es la base en la que se apoya la columna. Si la base está inestable porque los músculos del suelo pélvico no son capaces de estabilizarla, hay más probabilidades de que la columna tampoco esté estable y, por tanto, de que aparezca dolor.

Estudios recientes han observado que más del 50% de las mujeres con incontinencia urinaria sufren también de dolores de espalda, incluso hay publicaciones científicas que muestran datos de más del 70%. Esto significa que la prevalencia de incontinencia urinaria encontrada en mujeres con dolor lumbopélvico es mayor que la encontrada en mujeres de similar edad sin dolor lumbopélvico.

Si un paciente acude al traumatólogo para aliviar sus dolores de espalda, es importante que le informe si tiene pérdidas de orina para que el especialista descarte o confirme que el origen está en la musculatura pélvica. Realizar valoraciones de suelo pélvico para detectar cómo se encuentran estos músculos es un primer paso. Si existiese esa relación, fortalecer el suelo pélvico puede ayudar en el tratamiento del problema.