¿Cómo afecta el estreñimiento a la incontinencia?

Compartir en LinkedIn Compartir en Twitter Compartir en Facebook

Es una de esas preguntas que mucha gente que sufre incontinencia urinaria no se ha llegado a hacer. Hay que tener en cuenta que numerosos afectados no asocian la incontinencia con el estreñimiento dado que, en principio, no considerarían que pudieran tener relación.

Sin embargo, existe una mayor vinculación de la que popularmente se cree entre los problemas de incontinencia y el estreñimiento. A continuación profundizamos en este inconveniente para la salud.

La incontinencia y su incidencia en las personas mayores

Aunque no haya que resignarse a este problema, la incontinencia es un mal con una mayor presencia entre las personas mayores. ¿A qué se debe esta propensión más alta? Básicamente, a que los músculos del suelo pélvico han perdido tono y su debilitamiento dificulta el control por parte de las órdenes que se envían desde el cerebro para efectuar la micción.

Las consecuencias de esta afección son unas pérdidas de orina que aumentan tanto en número de micciones indeseadas como en cantidad. Aparte de las infecciones que pueden provocar, suponen problemas de higiene y autoestima. Pero ¿cómo contribuye el estreñimiento a agudizar este inconveniente?

¿Por qué el estreñimiento estimula la incontinencia urinaria?

A grandes rasgos, existen dos razones fundamentales. La primera de ellas es que la realización de esfuerzos para conseguir las evacuaciones conlleva un mayor debilitamiento de la musculatura pélvica. La segunda consiste en la compresión y el agrandamiento de la ampolla rectal ante las complicaciones para defecar. 

Ésta se distiende pudiendo afectar a la vejiga alterando la posición anatómica y/o comprimiéndola.

¿Qué alimentos sirven para combatir la influencia del estreñimiento en la incontinencia?

Básicamente, los que llevan fibra. Se trata de un micronutriente que ayuda a hacer el tracto intestinal más ligero y se encuentra preferentemente en los siguientes alimentos: frutas, verduras, legumbres y cereales. Hay que tomar al menos 30 g de ella al día. 

Asimismo, es preciso beber abundante aguaaunque se padezca la incontinencia. Entre litro y medio y dos al día es lo que aconsejamos.

Recomendamos ejercicios para paliar este problema

Por último, cabe señalar que existen remedios para minimizar la incidencia del estreñimiento en las pérdidas de orina. En primer lugar, cualquiera puede practicar los conocidos ejercicios de Kegel, que sirven para fortalecer el suelo pélvico y recuperar el control sobre esta zona del cuerpo. Consisten en contraer y relajar sus músculos.

Otra recomendación es defecar con un taburete bajo los pies con las rodillas por encima de los 90º. De este modo, la forma curvada de la ampolla rectal se rectifica, facilitando la defecación y la expulsión de las heces.


En definitiva, si sabemos cómo afecta el estreñimiento a la incontinencia, estamos más cerca de resolver las molestias que ocasiona padecerla.