¿Cómo debe ser la alimentación de las personas mayores en Navidad?

Compartir en LinkedIn Compartir en Twitter Compartir en Facebook
¿Cómo debe ser la alimentación de las personas mayores en Navidad?

Una buena alimentación es la piedra angular, junto a cierta actividad física, del plan de vida recomendado para las personas mayores.


Se trata de una etapa de la vida en la que el organismo ha sufrido algunos cambios que pueden dificultar el proceso relativo a la nutrición. Parte de estos cambios tienen que ver con la disminución del gusto y del olfato, por lo que los sabores que distinguen menos.

¿Por qué los mayores tiene que tener cuidado con la comida en Navidad?

Básicamente, por el hecho de que en estas fechas se suelen cometer algunos excesos alimentarios. Son días de encuentros con familiares y amigos alrededor de la mesa con la comida como gran protagonista. Unas comidas que, por su naturaleza especial, suelen ser más copiosas y largas de lo habitual. Se preparan platos más elaborados y se sirven raciones abundantes. Aparte, las sobremesas se prolongan para favorecer que el buen ambiente y las conversaciones continúen.

¿Cómo pueden las personas mayores prevenir los problemas alimentarios derivados de estos contextos? En las siguientes líneas, aportamos algunos consejos para que las Navidades no impliquen problemas de salud asociados a la comida para las personas mayores. Vale la pena seguirlos para evitar que las comidas de estas fechas les generen consecuencias negativas.

Plan recomendado para las comidas navideñas de los mayores

  • Evitemos los alimentos duros, puesto que pueden tener problemas de masticación asociados debido a una dentadura más delicada.

  • Si en el menú hay carne, que sea tierna y no lleve grasa.

  • Limitemos la ingestión de alcohol a, como mucho, dos copas de vino, cerveza o champán.

  • Hemos de tener cuidado con servir alimentos azucarados. Contienen las conocidas como calorías vacías, las cuales no convienen en su dieta.

  • Si padecen incontinencia urinaria, aparte de controlar que no tomen bebidas azucaradas y con cafeína, tampoco deben excederse con las salsas, los cítricos, el tomate, las especias y el picante.

  • Es recomendable que coman con moderación. Si se produce algún exceso es fundamental que la cena sea ligera.

  • En la línea de adaptar los menús, las raciones no deberán ser contundentes.

  • La sal ha de tener una presencia meramente testimonial.

  • Tenemos que preguntar por sus preferencias y estar abiertos a prepararles sus platos favoritos ya que son días especiales.

  • No hemos de mezclar proteínas (importantes para su sistema inmunitario) con hidratos de carbono. Esta combinación, por las carencias de ácidos gástricos, provocará digestiones pesadas.

  • Es importante incluir la aportación de calcio relevante para sus huesos, igual que lo será la de fibra para combatir el estreñimiento.

  • En caso de tener incontinencia urinaria, tener en cuenta las indicaciones que os comentamos en un pasado artículo. 

En definitiva, controlar la alimentación de los mayores será una de las bases para disfrutar de unas Navidades con salud.